Mariano de Aycinena y Piñol 1827-1829 | Aprende Guatemala.com

Mariano de Aycinena y Piñol 1827-1829

| Por: Luis Rodriguez
Mariano de Aycinena y Piñol
(Foto: Wikipedia)

Mariano de Aycinena y Piñol fue jefe de Estado de la República Federal de Centroamérica, es un personaje importante para la Independencia.

Mariano de Aycinena y Piñol fue presidente del Estado de Guatemala del 1 de marzo de 1827 al 12 de abril de 1829 y jefe del clan Aycinena que tenía el monopolio comercial durante la última etapa de la colonia española de Guatemala mediante el Consulado de Comercio.

Nacimiento: 16 de septiembre de 1789, ciudad de Guatemala

Fallecimiento: 29 de marzo de 1855, Guatemala

Ocupación: comerciante y político

Predecesor: José Domingo Estrada

 Sucesor: Mariano Zenteno

Antecedentes

Fue prócer de la Independencia de Centroamérica y promovió la anexión de esta al imperio mexicano de Agustín de Iturbide, pues era lo que más convenía a los intereses del clan Aycinena.

Tras ser expulsado junto con su familia y correligionarios en 1829 por Francisco Morazán, regresó a Guatemala tras el triunfo del general Rafael Carrera en donde dejó los asuntos políticos del Clan Aycinena en manos de Juan José de Aycinena y Piñol.

En 1821, con el debilitamiento de Fernando VII y la declaración del Plan de Iguala en México, formó parte del grupo criollo que conminó al Capitán General Gabino Gaínza a proclamar la Independencia de Centroamérica.

Fue uno de los firmantes del Acta de Independencia de Centroamérica del Imperio Español.

Aycinena fue diputado y consejero de los gobernantes guatemaltecos después de la Independencia.

Jefe de Estado de Guatemala

Aycinena fue designado el 1 de marzo de 1827 como gobernador del Estado de Guatemala por el presidente de la Federación de las Provincias Unidas del Centroamérica, Manuel José Arce y Fagoaga.

Cuando Aycinena se hizo cargo del Estado guatemalteco, la ciudad de Guatemala estaba en peligro de ser tomada por los mercenarios franceses Isidoro Saget y Raoul, que servían a los liberales centroamericanos. Guatemala no tenía ejército, pero el jefe de Estado logró reclutar a doscientos voluntarios y así repeler el sitio, la gobernatura de Aycinena entonces tuvo que ser de índole dictatorial, prohibió la libertad de Prensa y el ingreso de libros de tipo liberal a Guatemala.

También decretó la pena de muerte con efecto retroactivo y formó el decreto “fatal” de 1827 para juicios sumarios. Como miembro del partido conservador, restituyó los diezmos obligatorios para la clero secular de la Iglesia católica.

Tras su victoria contra las fuerzas salvadoreñas, Arce y Fagoaga emprendió una ofensiva contra El Salvador, llegando a sitiar la capital salvadoreña en marzo de 1828 con un ejército al mando del general Manuel de Arzú y del coronel Montúfar, quienes no pudieron avanzar y se quedaron en el poblado de Mejicanos, en las afueras de San Salvador.

Mariano de Aycinena y Piñol 1827-1829

(Foto: Wikipedia)

Invasión Liberal

El 23 de octubre de 1828 el general Morazán hizo su entrada triunfal en la plaza de San Salvador y unos días más tarde, marchó en Ahuachapán, para organizar el Ejército con miras a retirar a los conservadores aristócratas y eclesiásticos del poder en el territorio guatemalteco e implantar un orden constitucional afín a la Federación Centroamericana que los liberales ambicionaban. En Guatemala empezaron los preparativos para la defensa, las fuerzas liberales ocuparon el territorio del Estado en enero de 1829 y después de varias batallas, llegó a las afueras de la capital a fines de marzo de 1829.

En Ahuachapán, Morazán hizo todo lo posible para organizar un ejército numeroso. Solicitó al gobierno de El Salvador que le proporcionara cuatro mil hombres, pero tuvo que conformarse con dos mil. Mientras tanto, el pueblo de Antigua Guatemala se organizó contra el gobierno conservador de Aycinena en Guatemala y puso al departamento de Sacatepéquez bajo la protección del general Morazán.

Para preparar la defensa de la ciudad, Aycinena ordenó el 18 de marzo de 1829 que se aplicara la pena de muerte a todo aquel que ayudara al enemigo, hizo una proclama en la que invocaba la defensa de la “santidad de los altares” y emitió una disposición legal, por la que los líderes liberales Pedro Molina Mazariegos, el hijo de este, Esteban Molina, Antonio Rivera Cabezas y los militares Cleto Ordoñez, Nicolás Raoul e Isidoro Saget fueron declarados enemigos de la patria y quedaron en calidad de proscritos.

Se desencadenó entonces el combate final, que duró tres días al cabo de los cuales, el 12 de abril se firmó la capitulación en la casa de Andradecon el general Morazán por una parte, y el general Arzú y Manuel Francisco Pavón y Aycineda, por la otra. Esta rendición se hizo a pesar de que el jefe de Estado, Mariano de Aycinena, se proponía defender la ciudad y que los oficiales guatemaltecos no estaban dispuestos a rendirse.

Morazán ocupó formalmente la ciudad de Guatemala el 13 de abril de 1829 y el 19 del mismo mes citó al Palacio de Gobierno a todos los que fueron miembros del gobierno federal y del estatal (todos ellos miembros del Clan Aycinena) y ya cuando había más de cien personas reunidas en un salón, ingresaron las tropas liberales y los hicieron prisioneros, luego los llevaron en dos filas hasta el edificio de la Universidad de San Carlos Borromeo en donde estuvieron temporalmente hasta que finalmente fueron conducidos al Convento de Belén. Morazán declaró nula la capitulación que había firmado con Pavón y Arzú y ordenó confiscar todos los bienes de los capturados, finalmente sesenta y un miembros del Clan Aycinena fueron enviados a Sonsonate, en donde se embarcaron el 29 de agosto de 1829 hacia Panamá, en la goleta “General Hidalgo“.

Exilio y muerte

El 26 de abril, desde su prisión, Aycinena dirigió una carta a Morazán, en la que protestaba por la ruptura del pacto. Le señalaba, además, que no había motivo alguno para que se quebrantara el convenio, y que, en todo caso, solo él era el culpable y no el resto del clan Aycinena. Pero el general hondureño no prestó atención a las demandas de Aycinena y expulsó a todo el clan Aycinena y a la mayoría del clero regular del territorio centroamericano, y los despojó de todos sus bienes.

Murió en 1855 en Guatemala, cuando Carrera y los conservadores estaban sólidamente en el poder, Manuel Francisco Pavón Aycinena había logrado que se nombrara a Carrera como presidente vitalicio, y Guatemala disfrutaba de un ambiente próspero y tranquilo por primera vez desde la Independencia.

Lo que no sabías

  • Prohibió la libertad de Prensa y el ingreso de libros de tipo liberal a Guatemala.
  • Aycinena decretó la pena de muerte.

Referencias

  • Gaitán H. (2009). Los presidentes de Guatemala. Guatemala: Artemis Edinter.
  • (2004) Licenciado Mariano de Aycinena y Piñol. Recuperado el 16 de noviembre de 2016 de: http://www.deguate.com
  • (2016) Mariano de Aycinena y Piñol. Recuperado el 16 de noviembre de 2016 de: https://goo.gl/HLYlgV
Me gusta GUATEMALA.COM