Leyenda del Cerro Tzumuy | Aprende Guatemala.com

Leyenda del Cerro Tzumuy

| Por: Leslie
Leyenda de Guatemala del Cerro Tzumuy
(Foto: mapio.net)

En los municipios y cerros de Alta Verapaz y Sololá se originó la tradicional leyenda del Cerro Tzumuy, un abuelo y su nieto son los personajes.

Leyenda

Sebastián García fue a la montaña, entre Chimenjá, Alta Verapaz; Chichimuch, Sololá y el Cerro Tzumuy, Alta Verapaz, este es un cerro muy respetado entre los naturales, es parte de sus costumbres.

Se le llama en los rezos como Señor de la Lluvia o Tzultaká, conocido por toda la gente de ese departamento, pues cuando hay tempestad en estas sierras es segura el agua en toda la región norte y sur, porque los cerros son lo que dan el agua.

El abuelo de Sebastián tenía que recoger zarzaparrilla para unas curaciones que le encargaron, él era dueño de parcelas en Chichimuch y Chimenjá, sabía que allí había esta planta y se fue a estos lugares, después de dos semanas de recorrido dispuso acampar con las gentes que lo llevaban en Tzumuy, al lado de una peña que tenía una cueva para hacer el campamento.

Planta de Zarzaparrilla Leyenda de Guatemala del Cerro Tzumuy

(Foto: nutrioptima.com)

Al fondo de la cueva había una entrada, pero no le prestaron atención, colocaron su hamaca cerca de la entrada y por el cansancio en la búsqueda de la zarzaparrilla se quedaron dormidos.

Al entrar más la noche se despertó el abuelo. Al ver un bulto lo empujó para quitarlo de la entrada y poder salir de ahí, él logró medio ver un animal grande que no era más que el felino más grande que hubiera imaginado y visto.

Asustado, despertó a sus compañeros y trataron de perseguirlo, pero se les escapó. Al otro día, al buscar encontraron la zarzaparrilla como para trabajar una semana, pero el abuelo tenía fiebre y pasaron un día, dos, tres, cuatro y no daba señales de que se le quitara.

Datos de la Leyenda de Guatemala, sobre el cerro Tzumuy

(Foto: amazenglish.blogspot.com)

Una noche estaba el abuelo medio dormido, vio descender de la montaña a un viejito vestido como cahabonero, tenía barba rala, en la cabeza un gran pañolón y lo acompañaba un tigre grande, llegó hasta donde estaba, se sentó en una piedra junto a la hamaca y le dijo:

—Sebastián, vine a verte, sé que te encuentras enfermo de susto.

—Estoy muy enfermo, me estoy muriendo, contestó el abuelo.

Entonces le dijo el viejo:

—Te ves muy grave y debes regresar a tu rancho, pues lo que tienes es susto por ver a mi mascota, el más grande, eso te asustó al pasar bajo tu hamaca, es por eso que se lo regalé a un cordelero de Chichimuch y él le vendió el cuero al cura de Cahabón, regresa rápido y te consigues unos pelos de la cola y la barba de ese cuero y con esos pelos debes hacer deshumazón, y así te aliviarás.

Entonces se fue el viejo y al otro día mi abuelo le contó a su discípulo lo que había pasado.

Nos vamos, le dijo, porque el que me habló es Tzultaká, debemos regresar de inmediato al pueblo. Al no más llegar, le mandaron a preguntar al cura si había comprado un cuero de tigre, el respondió que sí, que hace unos días había comprado un cuero muy grande.

El abuelo mandó a traer todo lo que el viejo del cerro le había ordenado para su curación y sí, el abuelo llegó ser el mismo de antes un hombre sano y fuerte.

Referencia

  • (2017). Leyenda del Cerro Tzumuy. Alta Verapaz y Sololá, Guatemala. Recuperado de https://goo.gl/gqMYRt
Me gusta GUATEMALA.COM