Leyenda del Bulto Negro de la Calle | Aprende Guatemala.com

Leyenda del Bulto Negro de la Calle

| Por: Leslie
Leyenda de Guatemala el Bulto Negro de la Calle
(Foto: elmendo.com)

Muchas historias se cuentan en Santa Rosa, te compartimos la leyenda del Bulto Negro de la Calle, conoce cómo y dónde es que puede aparecer el bulto.

Leyenda

En una pequeña localidad de Guatemala suceden con frecuencia sucesos similares al que nos relata un ciudadano que se topó con un extraño bulto negro cuando regresaba a casa de noche.

Hay un camino principal que comunica a Taxisco con el pueblo de Cacahuito, Santa Rosa, alrededor de este camino hay casas de barro muy antiguas y entre casa y casa hay fincas de ganado, también hay cultivos de maíz.

Es costumbre de los hombres ir al pueblo por los callejones a tomar cerveza y jugar al billar, a veces regresan a muy altas horas de la noche, borrachos, casi siempre en grupos.

Leyenda corta de Guatemala el Bulto Negro de la Calle

(Foto: El País)

Una de esas noches, Fabio, un labrador del pueblo, decidió regresar solo a su casa, aprovechando que había comprado una bicicleta, la noche estaba muy oscura porque no había Luna y los postes de alumbrado tenían los faros rotos.

Fabio justo a mitad de camino iba pedaleando lento, cuando de pronto vio algo que le pareció como un borracho tendido en mitad del camino, se preocupó por el posible estado de aquel hombre, así que se bajó de su bicicleta y le gritó: “¡Despertate!”.

Como no pasó nada, Fabio se acercó más y le dio una ligera patada, cuál sería su sorpresa cuando sintió que no era el cuerpo de un hombre, era como un bulto, de consistencia gelatinosa, que al ser pateado, salió flotando hacia la finca, los cabellos de Fabio se erizaron y un escalofrío recorrió su cuerpo.

Leyendas de Guatemala el Bulto Negro de la Calle

(Foto: elmejorplandelmundo.com)

La borrachera se le fue inmediatamente y como pudo, agarró su bicicleta e intentó pedalear pero la cadena se había zafado, así que la arrojó y salió corriendo como alma que lleva el Diablo y gritando por todo el camino.

Al llegar a casa, su mamá le abrió las puertas y él cayó desmayado y nunca más volvió a regresar tarde del pueblo.

Referencias

Me gusta GUATEMALA.COM